Next Generation EU y la visión de los fabricantes sobre las normas sostenibles

Next Generation EU y la visión de los fabricantes sobre las normas sostenibles

Next Generation EU y la visión de los fabricantes sobre las normas sostenibles

Los Fondos Next Generation EU promoverán un crecimiento sostenible y digital o lo que es lo mismo, serán capaces de crear una nueva economía más responsable con el medio ambiente y con la sociedad.

Recopilemos algunos datos al respecto: 

  • Los fondos Next Generation EU tienen una dotación de 750.000 millones de euros para los próximos seis años y tres objetivos: ayudar a los Estados Miembros a recuperarse, relanzar la economía y apoyar la inversión privada y aprovechar los aprendizajes de la crisis económica y sanitaria provocada por la Covid-19.
  • Está previsto que el Estado Español reciba 140.000 millones de euros, entre transferencias no reembolsables y préstamos a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.
  • Esta inyección económica sin precedentes no se entiende solamente como un plan de recuperación de la crisis generada por la Covid-19, sino como el gran revulsivo para modernizar y recuperar la competitividad empresarial, a través de la creación de nuevas empresas en sectores emergentes, el impulso de nuevos de puestos de trabajo y la reconversión de otros. 
  • Para beneficiarse de los nuevos fondos Next Generation UE, autónomos, empresas y corporaciones tienen el reto de diseñar estrategias transformadoras en torno a la innovación, la sostenibilidad y la digitalización. Ámbitos como los servicios digitales, las energías renovables, la salud, la movilidad inteligente y sostenible, la industria 4.0 o la conectividad centran las prioridades en la asignación de los mismos. 
  • Para poder acceder a los fondos, el Gobierno ha publicado diferentes Proyectos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) siendo algunos de los más representativos el PERTE para el desarrollo del vehículo eléctrico y conectado (aprobado en Consejo de Ministros el 13 de julio de 2021), el PERTE de energías renovables, hidrógeno renovable y almacenamiento (14 de diciembre de 2021) o, uno de los más recientes, el PERTE de Economía Circular (8 de marzo de 2022).

En palabras de Sara Aagesen, secretaría de Estado de Energía, “los fondos europeos representan una oportunidad para modernizar la economía española y transformarla en una más verde. Una transformación necesaria que deberá sostenerse sobre cuatro pilares: la descarbonización, la digitalización, la descentralización y la democratización, ya que la energía forma parte de todos y cada uno de los ciudadanos y las empresas”

Asimismo, Peter Lacy, Senior Managing Director y Director de Sostenibilidad Global y Director de Estrategia en Europa de Accenture, anunciaba que “La economía circular podría desbloquear un crecimiento valorado en 4,5 billones de dólares hasta 2030, creando una ruta rápida hacia la innovación, el desarrollo y la competitividad”.

¿Cómo valoran los fabricantes la nueva reglamentación sostenible?

Aunque pensemos que las estrategias que tienen en cuenta la sostenibilidad potencian el éxito de las empresas y más en estos tiempos, a la vista de la reciente reglamentación y de ser uno de los claros objetivos de los fondos Next Generation UE, en el 4º Congreso de Desarrollo Sostenible celebrado el pasado 2 de marzo de 2022, los fabricantes también exponían su visión y reclamaciones al respecto:

La Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) y la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) reclamaban que “las regulaciones en materia de sostenibilidad no rompan la unidad de mercado ni vayan en contra del crecimiento de las empresas”

En su discurso inaugural, el director general de AECOC, José María Bonmatí, consideraba que “sostenibilidad y competitividad empresarial deben ser compatibles”. Por su parte, el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo, además de incidir en dicho mensaje, advertía que normativas recientes como la Ley de Residuos y Suelos Contaminados o el Real Decreto de Envases y Residuos de Envases “se alejan de la normativa europea hacia la que muchas empresas han dirigido sus inversiones y estrategias con anterioridad”. En este sentido, el portavoz de FIAB cifraba en 2.000 millones de euros el impacto de la gestión de residuos que exige la actual Ley de Residuos “y eso pone en riesgo puestos de trabajo y a muchas PYMES”.

Según FIAB, el real decreto de envases, en tramitación definitiva en el Senado, puede tener un coste de 7.050 millones de euros para la industria alimentaria y provocar el cierre de 2.400 empresas con la pérdida de 26.500 trabajadores, aludiendo así a un informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI): “el proyecto “pone en peligro” al 7,1 % de las empresas y al 6 % de los puestos de trabajo que genera la fabricación de alimentos y bebidas”, según el socio de AFI Diego Vizcaíno ya que, por ejemplo, entre otras medidas, el proyecto normativo establece la reducción del 50 % de las botellas de bebidas de plástico de un solo uso para 2030.

Seguidamente, el director general de AECOC remarcaba que las empresas “comparten los objetivos ambiciosos fijados por las administraciones, pero muchas veces no somos realistas con los plazos de cumplimiento”. En su discurso citaba normativas como el real decreto que prevé la instalación de 100.000 puntos de recarga para vehículos eléctricos en España, dos años antes de lo que marcan los planes de Europa para España: “queremos ir a un ritmo superior al del resto de países y eso añade dificultades en un entorno como el actual, ya de por sí complicado”.

Tanto García de Quevedo como Bonmatí reclamaban a la administración “diálogo para establecer herramientas conjuntas y evitar medidas que son imposibles de cumplir”

En esta sesión inaugural también intervino César Luena, vicepresidente de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, y destacaba que los objetivos fijados por la Comisión Europea para 2030 y 2050 son “plenamente alcanzables” pero que, efectivamente, las empresas tienen que hacer esfuerzos importantes, de ahí el papel indispensable que juegan las ayudas e inversiones medioambientales previstas en los fondos Next Generation EUAsimismo, ponía de manifiesto que la fiscalidad debe utilizarse como un instrumento para premiar las prácticas sostenibles y avanzaba que, de revisarse los objetivos de sostenibilidad fijados por la Comisión Europea, “será para hacerlos más ambiciosos”.

Últimas entradas

Publicado por Patricia Herrero

Gestión de Residuos, Economía Circular, Sostenibilidad e Innovación. Directora de Operaciones y Empresas en Fundación ECOLUM.

A %d blogueros les gusta esto: